¿Por qué escuchamos a Natalia Lafourcade?



No son novedad los recintos llenos de espectadores ansiosos por escuchar a Natalia una vez más. Tampoco lo es la inmensa cantidad de personas que siguen de cerca la vida personal y profesional de esta invaluable artista. Pero ¿qué es lo que nos hace escuchar su música una y otra vez?

Natalia nos transporta a mundos increíbles con su voz. Es por ello que para muchos es un refugio, una confidente secreta que murmura sus pensamientos al ritmo de una canción y propone un lugar para renacer.

Pero también su música nos acompaña en momentos ligeros y atesorables.

El identificarse con cada palabra que escribe y canta es una experiencia inigualable. Escucharla es una experiencia estética que envuelve nuestra mente y explota nuestros sentidos en formas que ningún otro artista lograría.

Al final, la música es un medio de transporte, pues te lleva a donde tu pensamiento desee; de protección, porque está contigo en los mejores y peores momentos; de conocimiento, ya que te ayuda a entender mejor la realidad en la que vives; y de inspiración, porque mueve nuestra voluntad. Natalia Lafourcade los ofrece todos y es por eso que la escuchamos sin cansancio, al ritmo de los elefantes y rinocerontes.