La canción perfecta de Natalia Lafourcade



No sé si la versión de “Amor de mis amores” de Natalia sea perfecta, pues la perfección es algo muy grande que no permite ir más allá. Con este tema, Lafourcade nos propone que toda canción es siempre una obra en progreso y que está en las manos del intérprete el agregar un nuevo sonido, un matiz diferente y algunos nuevos versos. Así que, si bien no perfecta, su versión es, quizá, la más original.

Esta es una canción de amor, alegre e inocente, que dice: aquí estoy, frente a ti, para decirte que eres el amor de mi vida. La sencillez del tema, así como las frases cortas y rítmicas de Lara han permitido que a través del tiempo se hayan hecho tanto versiones lentas y soñadoras, como alegres y rápidas del tema. Son distintas posibilidades para confesar un gran querer.

Con su mano “en el corazón” y no “sobre el corazón”, Lafourcade crea una obra alegre, como lo anuncia el motivo de los violines y las percusiones que anteceden la participación de Devendra. Del mismo modo, es una obra íntima y soñadora, como lo hace sentir el discreto canto del violonchelo y los tonos de la guitarra eléctrica. Una instrumentación  sencilla, bien balanceada y sin drama. Un amor coqueto y sincero.

Y siempre con esa mano en el corazón, Natalia juega con la letra: agrega un cielo, unas aves y afirma con certeza: “no tienes remedio, eres mi gran amor”. Sí, es una variación de la letra original de Lara, pero al igual que las otras libertades que ella se toma con los versos,  hace posible que el dueto con Devendra, en lugar de ser monótono y repetitivo, se vuelva más personal. Estamos, no ante uno, sino dos amantes que se confiesan su gran pasión.

Una interpretación optimista del amor que no tiene lugar para el dolor, incluso cuando se le endulce. Así, en lugar de decir: “permite que ponga toda la dulce verdad que tienen mis dolores”, Natalia canta: “permite que pare, para decirte que tú eres el amor de mis amores”.

Así, esta versión de Nat es, desde luego, un tributo a Lara, pero también un tributo a la creatividad, la imaginación y la posibilidad de sembrar nuevas notas en un pentagrama ya antes cultivado.

En fin, permitan que aquí me detenga para que nos cuenten por qué les gusta esta canción a ustedes.